Si te encuentras en la Riviera Maya es probable que desees visitar un par de cenotes en tu viaje. Si nunca has visitado uno, te aseguramos que es una experiencia que te va a encantar y vas a querer repetir.

¿Exactamente qué es un cenote?

La palabra cenote proviene del maya tz’onot que significa hoyo con agua. Un cenote es una formación natural que se compone por un asentamiento de agua generalmente rodeado de una caverna. Muchos cenotes cuentan con una gran diversidad de flora y fauna y en ellos podrás admirar y compartir el espacio con la vida marina de una forma única e inolvidable. 

¿Cómo se originaron los cenotes en la Riviera Maya?

Los cenotes en la Riviera Maya se originaron hace millones de años a causa de la era de hielo. Durante la era de hielo, el agua de los mares se congeló dejando expuestas zonas que previamente se encontraban sumergidas. Específicamente en la zona de la Península de Yucatán se encontraba un gran arrecife que al quedar en la superficie dio origen a la piedra caliza donde años después crecería la selva maya. El clima lluvioso de la jungla junto con el dióxido de carbono ocasionó la erosión del suelo y la aparición de cavernas que con la filtración del agua a través de los años, se convirtieron en cenotes. El tamaño y forma del cenote va de la mano con los años que tiene, los más antiguos son los de cielo abierto. También existen cenotes parcialmente abiertos, en grutas y sumergidos.

Los cenotes en la cultura maya

Los cenotes tienen un papel sumamente importante en la cultura maya, pues se les consideraba portales hacia el inframundo. Los mayas creían que al morir una persona atraviesa el mundo de los muertos, el Xibalba. Los cenotes fueron escenario de ceremonias religiosas y de fertilidad, pues se creía que el Xibalba se encontraba en el subsuelo bajo el agua y en él habitan los dioses y los antepasados. 

Los cenotes se han convertido en lugares de importantes descubrimientos arqueológicos que datan desde tiempos prehistóricos. Los restos humanos más antiguos de América, fósiles de animales extintos y vasijas usadas por los mayas son solo algunos de los vestigios históricos que guardan los cenotes en la Riviera Maya.